Cinco características que debe tener todo voluntario

Lunes, 12 de marzo 2018

La Municipalidad de Lima, a través de la Red de Apoyo Social “Yo Voluntario”,  viene implementando la Escuela Metropolitana de Voluntariado "Desarrollo Comunitario: Encuentro Entre Lo Urbano Y Rural". Los diversos cursos y temáticas a tratar buscan fortalecer diversas capacidades en los jóvenes con el fin de mejorar la calidad e impacto del servicio del voluntario en las diversas áreas y poblaciones de intervención.

Para ser voluntario debes tener espíritu luchador y el sentimiento de ayuda al prójimo, también podrás ser parte del intercambio de conocimientos y experiencias entre los jóvenes voluntarios y las comunidades de nuestro país. Aquí te presentamos 5 claves para que puedas ayudar con el bienestar de tu comunidad.

  • Conocimiento y capacidad de aprendizaje: lo primero que debes tener en cuenta es la organización para la que realizarás el voluntariado, conocer su misión y valores y conocer o adquirir conocimiento sobre la actividad que deberás desarrollar.
  • Empatía: es muy importante que tengas en cuenta la etapa de crecimiento y desarrollo de los-as niños o niñas con los que realizarás la actividad, sus características personales, su entorno de desarrollo social y familiar, es una información que puede suministrarte la organización o preguntarla para que puedas tenerla antes de comenzar, te permitirá empatizar con su situación personal y acometer la tarea con éxito.
  • Organización: procura conocer a fondo lo que tienes que hacer con ellos, los tiempos de la actividad, los tiempos de descanso, motivar a la realización de la tarea, y premiarlos si fuera necesario; también deberás conocer qué hacer si muestran resistencia a realizar la actividad propuesta del voluntariado.
  • Optimismo y entusiasmo: es imprescindible que emprendas la tarea con optimismo desde el primer momento, que intentes ponerle humor a todo lo que haces, te será más fácil resolver si se presenta un conflicto y disfrutar si todo marcha bien.
  • Paciencia: la paciencia es bastante ajena a los niños de edad infantil, si trabajas con los más pequeños deberás tener grandes dosis de paciencia para calmar reacciones, mediar ante conflictos y negociar en los casos que sea necesario, según la edad la dosis de paciencia habrá que dosificarla pero no perderla de vista y encontrar momentos de reflexión en equipo para que las personas con las que realizas tu voluntariado se encuentren a gusto contigo.